Alejandro Triviño en el desierto de Marruecos junto a un palmeral.